HERMANOS Y ABUELOS DE NIÑOS Y NIÑAS CON DISCAPACIDAD

IMG_2122.JPG

 

HERMANOS Y HERMANAS DE NIÑOS Y NIÑAS CON DISCAPACIDAD

Convivir con un hermano o una hermana con discapacidad puede ser algo complicado de llevar.

En algunas ocasiones pueden surgir sentimientos de:

  • CELOS:  ya que el niño o a la niña con discapacidad necesitan muchos más cuidados y atenciones
  • CULPA
  • VERGÜENZA:  este sentimiento es muy común entre los hermanos y hermanas hasta que se acostumbran a la situación, ya que en el colegio u otras situaciones el resto de niños y niñas les pueden hacer preguntas, mirarles de forma diferente…
  • COMPENSACIÓN: intentando dar a la familia todo aquello que el hermano o la hermana con discapacidad no puede dar o hacer
  • SOBREPROTECCIÓN: sintiéndose en algunos casos un segundo padre o madre
  • MIEDO:  por el futuro y lo que pueda suceder en su familia

 

Estos sentimientos variarán dependiendo de la edad de cada niño o niña y de la diferencia con el niño o la niña que presente discapacidad. Aún así de una forma generalizada estos sentimientos se pueden dar en todas las edades y en todas las etapas evolutivas.
Pero tener hermanos y hermanas con discapacidad también puede tener un efecto beneficioso para ambos. Para el que presenta la discapacidad el hecho de que haya otros menores en la casa les proporciona un entorno de estimulación y diversión, juegos y posibilidades en casa con una persona de confianza. Para el niño o la niña que no tiene discapacidad, además de ese mundo de estimulación y juego, también le aporta otros beneficios muy importantes como:

  • Adquisición de valores como la tolerancia y el respeto
  • Aceptación de la diversidad

Todo ello hará que en la adultez sea una persona tolerante y respetuosa.

Es importante respetarles sus necesidades infantiles, no sobrecargándoles de responsabilidades que no les corresponde en su edad. Esto no quiere decir que no puedan ser participes del cuidado de su hermano o su hermana, sino que esta participación debe ser escalonada y adecuada a sus posibilidades evolutivas.

 

Recomendaciones para padres y madres con hijos e hijas con y sin discapacidad:

  • Hablar con naturalidad con los niños y niñas sin discapacidad sobre su hermano o hermana, de sus limitaciones pero también de sus puntos positivos.
  • Es importante escucharles a todos y dedicarles tiempo individualmente.
  • Tratarles por igual, no ser más permisivo con unos que con otros. Las normas son las normas para todos por igual.
  • Reconocer y premiar los logros conseguidos, sea quien sea, cada uno a su nivel.
  • Permitirles expresar sentimientos aunque estos sean negativos.
  • Crear espacios para el intercambio familiar con momentos de ocio compartido.
  • Planificar acciones de futuro implicando a todos los miembros de la familia.
  • Fomentar y permitir que se cree un vínculo importante entre los hermanos y hermanas.

 

ABUELOS Y ABUELAS DE NIÑOS Y NIÑAS CON DISCAPACIDAD

En muchas ocasiones los sentimientos de los abuelos y las abuelas no se suelen tener en cuenta, a pesar de que actúan como cuidadores principales en muchas ocasiones. Muchas veces no tienen la misma información que los progenitores, sino que se tienen que conformar con los que ellos les cuentan. Pero los abuelos también pasan por las mismas fases que los progenitores, con todos sus miedos, inseguridades y sentimientos asociados, siendo también una situación nueva e inesperada.

Puede ser positivo que participen en el cuidado de su nieto o nieta e incluso que acudan al centro de atención temprana si quieren resolver alguna duda o expresar sus sentimientos. Pueden ser buenos puntos de apoyo para los progenitores que en ocasiones se sienten desbordados por las nuevas situaciones, ya que tienen muchas cosas que hacer y decisiones importantes que tomar casi todos los días.

Es bueno que los abuelos y las abuelas sean parte activa pasando rato con él o ella, cuidándole, recogiéndole o llevándole a las diferentes actividades o tratamientos que realice.

 

Consejos para los abuelos y abuelas con nietos o nietas con discapacidad:

  • Informarse sobre qué le ocurre a su nieto o nieta en fuentes de información fiables, y siempre con prudencia y progresivamente.
  • Preguntar en qué pueden ayudar y cómo.
  • Respetar el cuidado y las decisiones que tomen los progenitores.
  • Aceptar a su nieto o nieta tal y como es.
  • No sobreproteger.
  • Aprender los cuidados que necesita el o la menor y saber llevarlos a cabo.
  • Expresar los sentimientos cuando lo necesite.
  • No olvidar al resto de nietas o nietos, siendo necesario que también se les dedique tiempo.
  • Ser paciente.

 

 

cropped-una-mirada-especial.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s