TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE (TEL)

TEL.png

QUÉ ES

Es un trastorno grave que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios, se prolonga durante la infancia y la adolescencia, y en algunos casos, puede dejar secuelas en la adultez.

No se debe a otras patologías como daños cerebrales, pérdida auditiva, déficit motor, discapacidad intelectual o alteraciones del desarrollo afectivo.

No todos los niños presentan los mismos síntomas, ya que no afecta de la misma forma ni con la misma intensidad a todos los componentes del lenguaje, que son:

  • Comprensión
  • Pronunciación
  • Uso de la sintaxis
  • Uso del lenguaje y la comunicación

 

CLASIFICACIÓN

TRASTORNO DEL LENGUAJE EXPRESIVO

  • Dispraxia verbal: déficit en producción de sonidos y sílabas. Dificultad para mover correctamente la lengua, los labios o la mandíbula.
  • Déficit de programación fonológica:  presentan habla inteligible, aunque fluida. Suelen mejorar durante la etapa escolar.

TRASTORNO DEL LENGUAJE RECEPTIVO

  • Agnosia auditivo-verbal: imposibilidad de comprender palabras. Se comunican mediante lengua de signos.
  • Déficit fonológico-sintáctico:  problemas de expresión, articulación y fonación.

TRASTORNO DE PROCESAMIENTO SUPERIOR

  • Déficit léxico-semántico: fonación normal. Dificultades en el léxico y morfología del lenguaje.
  • Déficit semántico-pragmático: problemas no característicos del resto de Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL). Habla fluída e inteligible.

 

 

cropped-logotipo-blog-transparente.png

 

 

SUMAS Y RESTAS OTOÑO

Como os decía en la entrada anterior, seguimos con actividades del otoño, y eso que acaba de empezar!!

Ya os lo adelantaba. Se trata de dos láminas con sumas y restas con pictos del otoño.

Debajo de las imágenes encontraréis los enlace para descargar el material.

 

SUMAS

RESTAS

 

Queda muuuucho otoño por delante!! Así que preparaos para descargar más actividades más adelante 😉

CONTEO OTOÑO

Buenas tardes!!! Jueves ya. No queda nada para terminar la semana.

Seguimos con actividades sobre el otoño, y hoy os traigo dos entradas: ésta, de conteo, y otra que subiré más tarde de sumas y restas. Por el momento, hablamos de ésta 😉

Se trata de una lámina, que podréis descargar al final del post, para trabajar el conteo.

Como suelo hacer, os dejo una imagen para que os hagáis una idea, y debajo el enlace de descarga:

capture-20180307-154631.png

 

 

CONTEO OTOÑO

 

DISCAPACIDAD AUDITIVA

9169CE1C-3806-4389-9021-B3D721046866.jpeg

QUÉ ES

Se define como la pérdida o anormalidad de la función anatómica y/o fisiológica del sistema auditivo y tiene su consecuencia inmediata en una discapacidad para oír, lo que implica un déficit en el acceso al lenguaje oral. Debemos tener presente que cualquier trastorno en la percepción auditiva a edades tempranas, va a afectar a su desarrollo lingüístico y comunicativo, a sus procesos cognitivos y, a consecuencia de ello, a su posterior integración escolar, social y laboral.

Para tener una discapacidad auditiva, la audición deficiente debe afectar a ambos oídos, lo que se llama pérdida auditiva bilateral. Las pérdidas unilaterales permiten una audición normal, no presentando necesariamente alteración en el lenguaje.

 

CLASIFICACIÓN

Se clasifica en dos grande grupos:

HIPOACUSIA

Las personas con hipoacusia son aquellas que, aún padeciendo una pérdida de audición, son capaces de adquirir por vía auditiva el lenguaje oral y utilizarlo de manera funcional en su proceso comunicativo, aunque en la mayoría de los casos necesitarán el uso de prótesis adecuadas.

 

SORDERA

Se considera que una persona presenta sordera cuando su pérdida auditiva es de tal grado que sus restos auditivos no son aprovechables, y se encuentra incapacitado para adquirir la lengua oral por vía auditiva, convirtiéndose la visión en su principal canal de comunicación.

 

Según el grado de pérdida auditiva podemos distinguir:

HIPOACUSIA LIGERA

La mayoría de estas pérdidas ligeras suelen estar afectadas por otitis. Las personas que lo padecen reconocen las palabras por vía auditiva, aunque algunos fonemas  consonánticos no los identifican con total nitidez.

HIPOACUSIA MEDIA O MODERADA

Nuestro tono de voz, normalmente, corresponde a una intensidad media de 60-65dBs. Las personas con hipoacusia media o moderada necesitan que se eleve la voz para poder percibir el mensaje con claridad. Adquieren el lenguaje oral por vía auditiva pero con dificultad. Pueden desarrollar el lenguaje con cierto retraso, utilizar un vocabulario más pobre y persistir durante más tiempo problemas formales de estructuración morfo-sintáctica. Necesitan audífonos. 

HIPOACUSIA SEVERA

Tienen grandes dificultades para entender las palabras. Con intensidad fuerte pueden percibirlas de forma imprecisa. Si la pérdida se acerca a los 90dBs muchos sonidos no los perciben. Su habla suele ser monótona, poco inteligible y presentan un importante retraso en el lenguaje. Los audífonos son muy importantes ya que, a través de ellos, pueden llegar a desarrollar el lenguaje oral, aunque requieren una intervención especializada de profesionales e intervención adaptada de las personas de su alrededor. Necesitan mirar a la boca para compensar lo que por vía auditiva y a través de los audífonos no les llega con claridad, especialmente en circunstancias acústicas no óptimas.

HIPOACUSIA PROFUNDA

Tan solo perciben ruidos muy intensos y algunos de ellos gracias al componente vibratorio. No pueden percibir las palabras y no desarrollan lenguaje oral de forma natural. Dentro de esta categoría, hay grande diferencias en función de los restos auditivos que mantengan en las frecuencias conversacionales.

Mal detección precoz, una ayuda protésica eficaz como el implante coclear y la intervención especializada permiten paliar las implicaciones funcionales de las deficiencias auditivas de este grado.

A partir de un grado de déficit se recurre al uso de prótesis auditivas:

  • AUDIFONOS: son aparatos de uso personal para amplificar los sonidos. Según el grado de pérdida y la calidad de los restos auditivos, se pueden conseguir buenos resultados con el entrenamiento auditivo y el uso continuado. Dos tipos: RETROARTICULAR, que se sitúa detrás de la oreja y se coloca más en menores. INTRAOCULAR, cuando la pérdida no es muy grave y a partir de una cierta edad. Se coloca dentro del pabellón auditivo o del conducto externo.
  • IMPLANTES COCLEARES: están indicados para los casos de pérdidas profundas (+90dBs) bilaterales. Si éste se realiza en edades tempranas, permite, tras un entrenamiento auditivo, alcanzar una audición funcional para el desarrollo del lenguaje oral. El implante se coloca mediante una intervención quirúrgica y consiste en introducir en el órgano de Corti del oído interno 24 electrodos. Una vez realizada la programación del implante, se necesita seguir un programa de entrenamiento auditivo para ir aprendiendo a discriminar, identificar, reconocer y comprender todo lo que recibe por vía auditiva.

Una audición funcional conseguida a través del audífono o implante coclear no es una audición totalmente normal, lo que hace necesario desarrollar estrategias y ayudas por parte del interlocutor que permitan a la persona acceder a una comprensión completa de la información oral que se genera a su alrededor.

 

PERFIL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD AUDITIVA 

SIGNANTES O SORDOS PROFUNDOS

En la pérdida auditiva bilateral profunda, el primer síntoma es la mudez al no poder desarrollar el lenguaje oral en contextos naturales de interacción ya que los audífonos apoetan una audición limitada que no permite entender el lenguaje oral ni controlar la propia articulación. Suele producirse un rechazo de la prótesis, y su sistema de comunicación es    viso-gestual usando la lengua de Signos.

ORALISTAS O HIPOACÚSTICOS

Una persona con hipoacusia oye pero tiene dificultades para entender bien lo que se dice, y esta limitación varía según el grado de pérdida. Con ayuda de audífonos y la estimulación y educación adecuada, las personas con hipoacusia desarrollan el lenguaje por vía auditiva y pueden participar en contextos orales con ayudas y adaptaciones del medio y de los interlocutores. Necesitan el uso continuado de audífonos, y en algunas ocasiones, recurrir a la labiolectura.

SORDOS CON IMPLANTE COCLEAR

El implante coclear realizado a edades tempranas, permite un uso funcional de la audición y el desarrollo de un lenguaje oral normalizado, que les permite asemejarse a las personas con hipoacusia. Sin embargo, una persona con implante no es igual a un oyente, ya que el implante no restablece totalmente la audición, y aunque llega a ser funcional, no es normal, por lo que las personas sordas implantadas necesitan ayuda y apoyo educativo para acceder a la audición y al lenguaje oral.

CARACTERÍSTICAS DE LOS MENORES CON DÉFICIT AUDITIVO

La discapacidad auditiva no afecta a la capacidad intelectual ni a la habilidad de aprender, pero sí que conlleva otros problemas:

  • Tienden a estar solos y aislados, con poca tendencia a interactuar y suelen tener estados de temerosos, ya que en muchas ocasiones no tienen conciencia del peligro, por lo que es conveniente informarles de todo lo que se vaya a llevar a cabo.
  • Comunicación entre iguales más reducida.
  • Los resultados en la escuela suelen estar por debajo del resto. Es conveniente, para facilitar la comprensión, combinar métodos de comunicación, normalmente oral y visual.
  • Desarrollo motor entre un año y año y medio por debajo de lo esperado a su edad. Equilibrio y agilidad deficientes, lo que provoca inseguridad.

RECOMENDACIONES PARA LA COMUNICACIÓN CON PERSONAS CON DISCAPACIDAD AUDITIVA

  • No hablarle nunca sin que nos esté mirando
  • Situarse en un lugar donde nos pueda ver con claridad
  • Hablar con naturalidad: ni muy deprisa ni muy despacio. Vocalizar bien sin exagerar. Como ayuda, utilizar gestos naturales o escritura.
  • Si no nos ha entendido, repetir el mensaje o hacerlo de forma más sencilla.
  • No utilizar palabras sueltas
  • Si no le hemos entendido, no aparentar lo contrario. Pedir que lo vuelva a repetir.

 

 

cropped-una-mirada-especial1.jpg

ATENCIÓN TEMPRANA EN DISCAPACIDAD AUDITIVA

DISCAP AUDITIVA

 

El principal problema de la discapacidad auditiva es la comunicación con el resto de personas. El código de comunicación de la mayoría de las comunidades humanas está basado en comunicación verbal, compuesta por estímulos auditivos. Aun así, el problema de la comunicación será de menor magnitud si el problema de audición es adquirida después a la habilidad del lenguaje.

En muchas ocasiones, los menores con discapacidad auditiva pueden adquirir restos auditivos mediante el uso de prótesis. Éstas pueden ser de dos tipos:

  • Implante coclear: sistema que traduce las señales auditivas en señales eléctricas dentro del cerebro. Para su implantación, es necesario realizar una cirugía, y normalmente se implanta de forma precoz antes de los 2 años de edad.
  • Audífono: es un dispositivo que amplifica y potencia los sonidos externos del ambiente. Existen diferentes tipos de audífonos que se ajustan según el déficit de cada oído.

Si el problema auditivo es anterior a la aparición del lenguaje, será necesario un trabajo logopédico bastante duro para que El menor adquiera el lenguaje oral. Aún así, este lenguaje será, en muchas ocasiones primitivo.

Resultado de imagen de DISCAPACIDAD AUDITIVA INFANTIL

Cuando se hable con el menor, es necesario hablar a la cara y mirándole a los ojos, ya que parte de su comprensión de la información va a depender de la lectura de los labios y de la expresión facial y gestual. Si no existe ningún resto auditivo, es importante que desde bebé se le signe mediante Lengua de Signos, sistema de comunicación que le servirá para el resto de su vida.

En cuanto a su autonomía, se debe fomentar que aprendan a realizar habilidades por sí mismos, y que realicen las actividades de la vida diaria evolutivamente, según corresponda a su edad. Los menores con déficit auditivo no deben tener problemas en la adquisición de las habilidades para la vida diaria, cOmo vestirse, comer de forma independiente, lavarse los dientes…

 

 

logotipo blog transparente.png