EL CESTO DE LOS TESOROS

El cesto o la cesta de los tesoros es una actividad inspirada en metodologías como la Metodología Montessori o la Metodología Pikler. Está pensado para niños desde aproximadamente 7 meses, cuando ya pueden permanecer sentados sin apoyos. Dependiendo de la edad, podemos ir introduciendo más materiales.

Su objetivo principal es que los niños y niñas exploren los elementos que se les facilita. Los objetos que se incluyen en el cesto de los tesoros son objetos cotidianos y que estén elaborados con materiales naturales (madera, mimbre…), por lo que no incluyen juguetes ni cosas de plástico.

Podemos montar en casa nuestro propio cesto de los tesoros con lo que tengamos a mano, aunque ahora en muchas tiendas podemos construir nuestro cesto personalizado con diferentes elementos.

CÓMO CREAR UN CESTO DE LOS TESOROS

A continuación, te enseño un ejemplo de cesto de los tesoros. Éste en concreto es de MINIPIU, y está formado por los siguientes objetos:

  • Cesto de yute
  • Botella sensorial
  • Espejo cóncavo
  • Transportes de juguete en madera
  • Mini mortero
  • Cuchara de madera
  • Botón de madera
  • Espejo de madera con efecto lupa
  • Anilla con cintas de raso
  • Vaso de metal o flanera
  • Cadenas metálicas
  • Pañuelo Pikler
  • Pinzas de madera
  • Semiesfera translúcida de colores
  • Dado translúcido de colores
  • Tuercas o tornillos de madera
  • Sonajero de madera

También podemos incluir otros elementos, como:

  • Pompones de colores
  • Sonajeros de mimbre
  • Conchas de mar
  • Cepillos
  • Pinzas de madera
  • Animales de madera
  • Hojas
  • Piñas

… Siempre bajo la supervisión de un adulto, pero dejando que sea el niño quien explore y dirija el juego.

Como ves, todos estos objetos que puedes incluir en el cesto de los tesoros son un buen recurso para la estimulación sensorial, gracias a las diferentes texturas, a los espejos (estimulación visual) y a los objetos sonoros (para estimulación auditiva).

QUÉ PODEMOS TRABAJAR CON LA CESTA DE LOS TESOROS

  • Exploración de los objetos que se les proporciona
  • Características de estos objetos: textura, sonido, colores, utilidad de los mismos…
  • Coordinación óculo-manual
  • Motricidad fina: al realizar los trasvases, coger pompones con las pinzas…
  • Estimulación Sensorial
  • Juego simbólico
  • Fomento de la atención y la concentración
  • Autonomía: al dejar que el niño explore los objetos por sí mismo

Se recomienda que, cuanto más pequeño es el niño o la niña, se expongan menos elementos, para favorecer su atención, y según va creciendo, podemos ir añadiendo objetos.

Espero que os haya gustado este artículo.

Además, recordaros que en MINIPIU podéis preparar vuestro cesto, y con mi código obtendréis un 10% de descuento.

Escrito por

Monitora de Ocio y Tiempo Libre | Integración Social | Atención Temprana | Monitora de educación especial | Psicogeriatría