Muchas veces, los sentimientos de los abuelos y las abuelas no se suelen tener en cuenta, a pesar de convertirse en cuidadores principales en muchas ocasiones. La mayoría de las veces no tienen la misma información que los padres, y deben conformarse con lo que se les cuenta. Pero los abuelos también pasan por las mismas fases que los padres, con todos sus miedos, inseguridades y sentimientos asociados a esta nueva e inesperada situación.

Puede ser positivo que ayuden en el cuidado de su nieto o nieta e incluso que acudan al centro de atención temprana si quieren resolver alguna duda o expresar sus sentimientos.

Es bueno que los abuelos y las abuelas sean parte activa pasando rato con él o ella, cuidándole, recogiéndole o llevándole a las diferentes actividades o tratamientos que realice.

Consejos para los abuelos y abuelas con nietos o nietas con discapacidad:

  • Informarse sobre qué le ocurre a su nieto o nieta en fuentes de información fiables, y siempre con prudencia y progresivamente.
  • Preguntar en qué pueden ayudar y cómo.
  • Respetar el cuidado y las decisiones que tomen los propios padres.
  • Aceptar a su nieto o nieta tal y como es.
  • No sobreproteger.
  • Aprender los cuidados que necesita el o la menor y saber llevarlos a cabo.
  • Expresar los sentimientos cuando lo necesite.
  • No olvidar al resto de nietas o nietos, siendo necesario que también se les dedique tiempo.
  • Ser paciente.
Ir arriba