¡Qué importante es la memoria! Sin ella, no podríamos recordar cosas importantes de nuestra vida, como la familia.

Arturo es un niño que un día, mientras paseaba, observó cómo caían gotas sobre él.

– ¿Llueve? -, piensa él. De pronto descubre que hay un elefante llorando. Le pregunta qué es lo que le ocurre, a lo que el elefante responde que tiene un problema muuuuy grande: ¡No recuerda nada de nada! ¡Ha olvidado toda su vida!

Arturo piensa que, sin memoria, se sentiría terriblemente triste, espantosamente perdido y solo… muy solo. ¡Pobre elefante! Por eso, Arturo está decidido a ayudarle.

Para que dejara de estar triste, Arturo decide que van a jugar juntos. Se tira por su trompa como si de un tobogán se tratase, se tira al agua… y con ayuda de sus amigos ¡le pintan por todo el cuerpo para que se divierta!

Arturo se percata de que el sol está desapareciendo y debe volver a casa. Pero antes de irse, pronuncia una palabra que, sin darse cuenta, ayudará al elefante sin memoria. ¿Cuál será?

Si queréis saber lo que pasó con el elefante sin memoria, debéis leer el libro completo.

Os dejo el enlace pinchando en el siguiente enlace:

Ir arriba