Cuando hablamos de parálisis cerebral en atención temprana, ésta suele ser causada por:

  • Circunstancias prenatales: lesiones adquiridas, infecciones uterinas…
  • Circunstancias perinatales: hipoxia o anoxia en el parto (deficiencia de oxígeno en sangre)

En algunas ocasiones también puede ser postnatal, debido, por ejemplo, a ingesta de sustancias tóxicas.

En los niños y niñas afectados de parálisis cerebral suele haber relación con algún otro trastorno como pueden ser trastornos de lenguaje, auditivos, visuales, cognitivo, de la personalidad o de la atención.
Es muy importante que el tratamiento comience cuanto antes para que la efectividad del mismo sea mayor, y que abarque el mayor número de áreas posibles.

ÁREAS QUE PUEDEN VERSE AFECTADAS

Comunicación y Lenguaje

Es necesaria la estimulación de los músculos del tórax y el diafragma para que se produzca una correcta respiración, elemento esencial para la fonación. Desde casa se debe estimular el lenguaje hablándole mucho al bebé, mostrando alegría y entusiasmo por cualquier actividad fonatoria. Hay que trabajar técnicas de relajación, ya que la tensión muscular dificultará la posibilidad de articular el lenguaje. Se deben realizar ejercicios de deglución y masticación siempre que sea posible para fortalecer la musculatura que interviene en el lenguaje.

Desarrollo psicomotor

El método más común (aunque hay otros) para la intervención en el área motora en parálisis cerebral es la Técnica Bobath.  Entre otras cosas se pretende conseguir el control del tronco y los miembros superiores e inferiores. Se le debe enseñar la sensación de movimiento más que el movimiento en sí y el control de cada movimiento que compone una secuencia de los mismos, como por ejemplo agarrar algo.

TÉCNICA BOBATH

Esta terapia está especializada en tratar los desórdenes del movimiento y la postura que han sido derivados de lesiones neurológicas del Sistema Nervioso Central.

Está basada en la idea de que gracias a la plasticidad del sistema nervioso, las partes sanas del cerebro pueden hacer la función de la parte que ha sido dañada (o parte de ella).

Está indicada en los casos de daño cerebral adquirido, como pueden ser parálisis cerebral infantil, lesiones medulares, hemiparesias… etc

Autonomía

El desarrollo de la autonomía dependerá mucho del desarrollo psicomotor. Dependiendo de las habilidades motoras que vaya adquiriendo el menor o la menor será más probable que vaya realizando actividades de la vida diaria. Aun así, será recomendable que se esfuerce y se permita que realice todo aquello que este dentro de sus posibilidades aunque no lo haga con soltura. Esto también conllevará un aumento de la autoestima ya que se ve capaz de conseguir objetivos poco a poco.

cropped-logotipo-blog-transparente1.png
Ir arriba