El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición del neurodesarrollo en el que los signos  aparecen en la niñez.

Afecta con más frecuencia a niños que a niñas.

Se habla de espectro ya que las características varían de uno a otro individuo, incluso en un mismo individuo a lo largo de su vida, así como las habilidades intelectuales. De esta manera, podemos encontrar casos con discapacidad intelectual y otros con capacidades intelectuales por encima de la media.

Las personas con TEA, tanto niños como adultos, presentan en mayor o menor medida algunas características comunes que definen el trastorno. Suelen compartir problemas en las áreas de socialización, comunicación, imaginación, etc.

En general, sus habilidades de interacción con los demás son distintas a las habituales. De esta manera, podemos encontrar casos de aislamiento social importante, mientras que otros pueden intentar interactuar con los demás de manera extraña y sin tener en cuenta la reacción de la otra persona.

En cuanto a la comunicación, pueden presentar problemas en las habilidades de comunicación verbal y no verbal. Estos problemas pueden variar desde no emplear ningún tipo de lenguaje hasta tener habilidades lingüísticas fluidas, aunque en algunos casos puede que no sepan utilizarlas funcionalmente.

La capacidad para imaginar, entender las emociones y las intenciones de los demás suele estar deteriorada, lo que también repercute en las relaciones sociales.

Repertorio limitado de intereses y comportamientos: presentan una alteración de la imaginación, por lo que no suelen desarrollar juego simbólico. Esto suele implicar la aparición de conductas repetitivas y movimientos estereotipados. Presentan una gran resistencia al cambio y un gran interés por el desarrollo de un tema en concreto.

TIPOS

Antes, en la clasificación de los tipos de autismo distinguíamos entre:

  1. Trastorno Autista
  2. Síndrome de Asperger
  3. Síndrome de Rett
  4. Trastorno Desintegrativo Infantil
  5. Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado

Actualmente, la clasificación se basa en el tipo de apoyos o ayudas necesarias en cada caso, por lo que encontramos los siguientes niveles:

  • Nivel 1: necesita ayuda
  • Nivel 2: necesita ayuda notable
  • Nivel 3: necesita ayuda muy notable

ENFERMEDADES O AFECCIONES RELACIONADAS

En muchas ocasiones, los TEA (trastornos del espectro autista), están asociados a otras enfermedades como:

DISCAPACIDAD INTELECTUAL: es frecuente que se presenten dificultades en algunas capacidades, especialmente las cognitivas, como el pensamiento y el lenguaje.

TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad)

EPILEPSIA: el 25% de los niños y niñas que presentan algún tipo de TEA sufren crisis epilépticas. Es una enfermedad neurológica en la que se presentan crisis de actividad eléctrica anormal que provocan pérdida de la conciencia, convulsiones incontrolables o episodios de ausencia.

ANSIEDAD

ESCLEROSIS TUBEROSA:  trastorno que produce tumores no cancerosos en el cerebro y que aparece en un 25% de los niños y niñas con TEA.

PROBLEMAS GASTROINTESTINALES: frecuentes problemas de digestión, dolor de estómago, diarrea, vómitos, etc. También pueden presentar alergias e intolerancias a algún alimento.

PROBLEMAS SENSORIALES: consiste en una dificultad para experimentar y organizar las sensaciones (vista, sonido, tacto, olfato, gusto y movimiento). Esta dificultad en el procesamiento de sensaciones se puede presentar en forma de hipersensibilidad o hiposensibilidad. Con la hipersensibilidad, los niños se sienten “bombardeados” por la información sensorial y buscan evitarlo. Con la hiposensibilidad, no se den cuenta de los estímulos que los rodean y tienden a mostrarse indiferentes.

PROBLEMAS DE SUEÑO: afectan a un 70% de los niños con TEA. Estos problemas, además de interferir en las rutinas, crean dificultades para prestar atención, reducen su capacidad de funcionamiento y conducen a malos comportamientos.

A continuación, te dejo algunos artículos del blog relacionados con el TEA:

ATENCIÓN TEMPRANA EN MENORES CON AUTISMO

METODOLOGÍAS DE INTERVENCIÓN EN EL AUTISMO

ESTEREOTIPIAS EN EL AUTISMO

Ir arriba