El acoso escolar o bullying es cualquier forma de maltrato físico, psicológico, social o verbal que se produce de forma reiterada durante un periodo de tiempo. Puede llevarse a cabo en el centro escolar (en el aula o en el patio) o a través de redes sociales.

Puede producirse mediante hechos como:

  • Pegar
  • Amenazar
  • Burlarse de alguien
  • Creerse superior a los demás
  • Insultar
  • Manipular o chantajear

Es muy importante saber detectar cuándo estamos delante de un caso de acoso escolar. Algunos signos que pueden alertarnos son:

  • Dolor de cabeza
  • Nervios
  • Mareos
  • Vómitos
  • Cambios de humor
  • Aislamiento
  • Bajo rendimiento escolar
  • La relación con los demás empeora
  • Pérdida de apetito
  • Miedos
  • Daños físicos (heridas, arañazos, moratones…)
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Baja autoestima
  • Frustración

Es importante que desde pequeños eduquemos en la diversidad y contra el acoso, enseñar a los niños/as a identificar algunos de los signos del bullying, ya sea porque ellos mismos lo estén sufriendo o porque sean testigos de que se esté produciendo en algún compañero/a de clase. Además, en niños, niñas y adolescentes con TEA es imprescindible trabajarlo, ya que tienen mayor dificultad para detectar estos signos.

Cada 2 de mayo es el Día mundial contra el Acoso Escolar, aunque debemos tratar este tema cada día, tanto en los centros escolares como en casa. Para tratar el tema del bullying y la aceptación de la diversidad con los peques, podemos hacerlo a través de cuentos. En un post del blog podéis encontrar algunas lecturas recomendadas. 

Ir arriba