La comunicación es un elemento principal en la vida de las personas. Nos comunicamos principalmente a través del lenguaje oral. Gracias a él podemos expresar nuestros deseos, nuestros sentimientos, podemos entender lo que pasa a nuestro alrededor… en definitiva, podemos comprender el mundo que nos rodea.

En la adquisición del lenguaje encontramos dos etapas:

  1. ETAPA PRE-LINGÜÍSTICA: de 0 a 10 – 12 meses de edad. La comunicación se da a través de gestos más que verbal.
  2. ETAPA LINGÜÍSTICA: aparición de las primeras palabras. Éstas tienen un significado y el menor las dice con una intención.

A través de la Atención Temprana se trabaja el lenguaje potenciándolo desde el primer momento en que el niño/a empieza a emitir los primeros sonidos, que suelen ser los típicos balbuceos. Algunos objetivos de la estimulación del lenguaje en Atención Temprana son:

  • Desarrollar elementos prelingüísticos (prebalbuceo y balbuceo)
  • Evolución del lenguaje
  • Prevenir posibles alteraciones en lecto-escritura que puedan darse más tarde

Para estimular el lenguaje durante la etapa prelingüística, podemos hacerlo mediante los sonidos de las vocales (sonidos vocálicos), de manera que intenten imitar el sonido que escuchan.

De pequeños, gran parte de lo que aprendemos es por imitación. Los sonidos, gestos y palabras que perciba el menor, intentará reproducirlos, por lo que podemos hacer juegos de imitación de ejercicios linguales (hacer círculos con la lengua, hacia los lados, hacia arriba, hacia abajo…), hacer “pedorretas”, inflar las mejillas… cuando ya son más mayores, a los 2 años aproximadamente. Esto es recomendable hacerlo frente al espejo.

Algunos de los recursos que podemos utilizar para favorecer el lenguaje oral son:

  • Cuentos
  • Rimas
  • Poesías
  • Canciones

Otra actividad que podemos realizar es mostrar tarjetas con imágenes y tarjetas con palabras escritas, donde el niño/a relacione cada palabra con la imagen que representa.

Una de las temáticas que más les suele llamar la atención a los más pequeños son los animales. Con imágenes, podemos trabajar los nombres de cada uno y los sonidos que producen (onomatopeyas).

RECOMENDACIONES

  • Etiquetar objetos y lugares de la casa con sus nombres
  • Decir en alto el nombre de las cosas que le damos al niño o niña
  • Utilizar frases y órdenes simples, para facilitar su comprensión
  • Premiar el buen uso del lenguaje y empleo del vocabulario
  • Hablar despacio, sin gritar
  • Ponernos a la altura del niño o niña cuando le hablamos
  • Respetar el turno de palabra y esperar su contestación. No contestar por ellos

COMUNICACIÓN A TRAVÉS DE APOYOS VISUALES

Los apoyos visuales son un código alternativo al lenguaje oral, y facilitan la comunicación de aquellas personas que no pueden comunicarse oralmente. De esta manera, convertimos la información oral y abstracta en una información visual y más concreta. Nos van a ayudar en cualquier situación de comunicación a lo largo de la vida. Serán útiles para llevar a cabo rutinas, anticipación, recordatorios o cualquier mensaje que se quiera transmitir.

Algunos grupos de población que pueden necesitar apoyos visuales son:

  • Personas con TEA (Trastornos del Espectro Autista)
  • Personas con Síndrome de Down
  • Personas con Trastornos del habla
Ir arriba