La lengua de signos es una lengua natural de expresión gesto-espacial, gracias a la cual las personas con déficit auditivo pueden establecer un canal de comunicación con su entorno. Para ello, es necesario que las otras personas también conozcan la lengua de signos empleada.

Al igual que ocurre con el lenguaje oral, la lengua de signos tiene su propia sintaxis y morfología, y cada país tiene unos gestos establecidos.

Tendemos a pensar que solamente las personas con problemas de audición utilizan esta forma de comunicarse, pero no es así, ya que muchas personas con diversidad funcional se ven obligados a comunicarse a través de este canal. Hay casos en que pueden comunicarse oralmente pero no de manera fluída, por lo que utilizar la Lengua de Signos les facilita la comunicación.

Grupos de población con diversidad funcional que pueden recurrir a la Lengua de Signos:

  • Déficit auditivo
  • Trastornos del Espectro Autista (TEA)
  • Síndrome de Down
  • Apraxia verbal (trastorno por el cual una persona es incapaz de mover los músculos usados en el lenguaje oral, como la lengua, los labios, cuerdas vocales…)
  • Trastornos del habla

El 14 de junio, en España, es el Día Nacional de la Lengua de Signos Española.

A continuación, os dejo el enlace de un Diccionario Básico de la Lengua de Signos Española (LSE):

Diccionario Básico de Lengua de Signos Española

Ir arriba