(Artículo escrito por Fundación Cromosuma)

En los niños/as con Síndrome de Down muchas veces podemos observar que tienen dificultades para situarse en el día, la semana o el mes. Estas dificultades son la base para poder desarrollar otras capacidades como la lectura, la comunicación o cualquier otro aprendizaje.

La orientación temporal es la que refuerza la estabilidad psíquica y emocional de cualquier niño, niña o adolescente. Es la interiorización del tiempo a partir de la sucesión y el ritmo de las actividades que se van realizando. 

Es la capacidad de manejar información de diferentes hechos o situaciones y situarlos en el tiempo cronológicamente. Nos referimos a información relativa al día, hora, mes, año, etc., momentos de realizar conductas, festividades, estaciones… 

La orientación temporal nos permite comprender la secuencia de acontecimientos, así como entender qué pasará(el devenir de la historia). Cuando un niño o niña está situado temporalmente, es más probable que pueda aprender cómo funciona el encadenamiento de causas y consecuencias. 

La ubicación u orientación temporal y espacial permite al niño o la niña entender el mundo en su totalidad. Es decir, permite al niño/a adquirir el conocimiento e interacción con las partes que integran su cuerpo, así como la relación con el espacio, objetos y personas que le rodean, a partir de la referencia de su propio cuerpo en el tiempo.

Además, la ubicación temporal también ayuda a que el niño/a con Síndrome de Down pueda desarrollar mayor capacidad de aprendizaje, como por ejemplo la lectura, la escritura o la lógica matemática.

Sin tener adquirida la orientación espacial y la orientación temporal no es posible el aprendizaje de la lectoescritura: ambas nos permiten entender y manejar los códigos escritos, las letras y los números. La capacidad para entender aquello escrito exige ser capaz de orientarse en el tiempo, en el antes y el después; aspectos clave para comprender cualquier texto. Cuando usamos nuestro razonamiento y lógica matemática también es súper importante poder tener muy claro los conceptos anterior y posterior, desarrollados con la ubicación temporal.

La orientación temporal es un concepto que muchas veces resulta complejo. Y entra dentro de lo esperado en el desarrollo de un niño/a con discapacidad o con cualquier dificultad de aprendizaje y/o desarrollo. Podemos observar cómo muchos niños y niñas con Síndrome de Down no son capaces de diferenciar conceptos como “ayer”, mañana” o “hace un rato”, por ejemplo. Por este motivo, es importantísimo que pongamos un buen acompañamiento y herramientas de apoyo para facilitar este aprendizaje. Cada niño/a necesitará un tiempo y acompañamiento distinto y debe ser todo el entorno de ese niño o niña los responsables de sostener este aprendizaje de la mejor forma posible. 

La escuela, como la familia y los distintos profesionales, deben acompañar y apoyar este aprendizaje para asimilar la orientación temporal. De esta forma, disminuiremos el nivel de ansiedad y malestar que puede originar si no se desarrolla de forma correcta. El vivir sin la comprensión de lo que ha sucedido, sucede y sucederá a tu alrededor puede ser el desencadenante de muchas conductas disruptivas en niños y niñas con Síndrome de Down.

Muchos problemas conductuales aparecen cuando los niños/as tienen la suficiente madurez cognitiva para entender el desorden temporal que viven, pero no se les facilitan los apoyos necesarios para la comprensión del tiempo en su vida. La orientación espacio-tiempo es la habilidad que utilizamos para movernos y situarnos en nuestro propio día a día, en nuestras tareas habituales.

Pero, ¿Cómo podemos acompañar y ayudar a la adquisición de la orientación temporal en niños y niñas con Síndrome de Down?

La percepción del espacio y del tiempo se consigue a través de la interiorización de las experiencias que se viven. La percepción del espacio se realiza a través del contacto con el entorno, ya que permite al niño/a situarse en el espacio y reconocerlo.

Para poder interiorizar las experiencias de lo vivido, debemos poder facilitar la memoria, la atención y la comprensión de estas vivencias. Podemos facilitar este proceso de una forma sencilla, general y muy visual a través de pictogramas y de materiales sencillos y muy concretos, mientras lo acompañamos de forma verbal y gestual.

La representación gráfica de la orientación temporal nos ayuda a a poder repasar lo que hicimos ayer, ver lo que haremos durante el día de hoy y avanzar lo que se hará mañana o pasado mañana.

Para poder conocer mejor la importancia del acompañamiento en el aprendizaje de la orientación temporal con niños y niñas con Síndrome de Down, Fundación Cromosuma y Una Mirada Especial hemos creado un taller online. 

En este taller, daremos distintas ideas para utilizar algunos recursos y para crear material. Además, ¡también daremos acceso a materiales exclusivos sobre orientación temporal!

TALLER ONLINE SOBRE ORIENTACIÓN TEMPORAL:

Día: Jueves, 19 de mayo de 2022

Hora: 18h (hora peninsular)

Duración: 40 minutos vía Zoom (online)

Precio: 8€ (pago por Bizum al 626944091 o por transferencia bancaria al número de cuenta ES27 0081 0370 7700 0176 2084).

Si estás interesado/a, inscríbete en el siguiente enlace:

Ir arriba