Uno de los temas más preguntados y que con más frecuencia se dan:

“¿POR QUÉ NO BEBE AGUA?”

Este tema lo preguntan sobre todo mamás de niños/as con Síndrome de Down, aunque también ocurre en niños/as con otras características. 

CAUSAS

LÍQUIDO FINO: el agua es lo más complicado de deglutir para cualquier persona. Se llama líquido fino y se cuela por cualquier hueco. Es importante saber que, aunque vaya a vías falsas, nunca va a sedimentar y formar ninguna infección respiratoria.

HIPOTONÍA: los niños con Síndrome de Down tienen una hipotonía generalizada. A nivel orofacial también. Hay que trabajarlo para que los músculos se pongan fuertes y puedan hacer su función.

MOVILIDAD: como decíamos anteriormente, el agua se cuela por donde pueda, por lo que los músculos y movimientos deben estar ágiles para conducir el agua por donde debe. Necesario mucho ejercicio orofacial.

SENSIBILIDAD: la hipotonía hace que la sensibilidad también esté reducida. Cuando el agua está en la boca, no lo perciben demasiado, por lo que es como tener algo en la boca sin más.

SENSORIAL: el agua no tiene sabor, por lo que no aporta ninguna información sensorial y por ello lo rechazan. Es como si introducimos en su boca algo que no identifican como alimento. 

Cuando estas funciones están trabajadas y maduras, empiezan a beber el agua. Aunque parezca que no lo necesitan porque con la alimentación están hidratados, es importante trabajarlo y dar agua desde bebés. Empezar primero con biberón, después pasar a botellas de agua pequeñas y luego vasos antigoteo.

Autora del artículo: Estrella Pérez García (instagram: @deglucionylogo)

Colaboración con Una Mirada Especial

Ir arriba