“Hace mucho tiempo, en la lejana Transilvania, donde nacieron los vampiros más famosos del mundo, sucedió algo que podría dar mucho miedo”.

Así es como empieza el cuento que os traigo hoy. ¿Preparados para pasar muuuucho miedo? O quizás no…

Había una niña que caminaba de noche por una calle cuando, de repente, una enorme sombra apareció delante de ella. 

“¡ZOY UN VAMPIRO PELIGROZO!”, – gritó un vampirito chiquitito. 

Lejos de la reacción que esperaba por parte de la niña, ella tembló pero… ¡de risa! Así que el que acabó llorando fue el vampiro, porque aquello era una prueba para el examen para poder entrar en la escuela de vampiros, y el pobre… no daba ningún miedo. Y es que, si no pasaba el examen, acabaría en la escuela de peladores de plátanos. 

La niña le ayudará a dar mucho miedo para que el vampirito supere la prueba. ¿Conseguirá dar muuucho miedo? Si queréis descubrir el final, tendréis que leerlo. 

Es un cuento muy divertido para los peques a través del cuál podemos trabajar el miedo y, además, los niños que tengan dificultades de pronunciación, se sentirán identificados con el pequeño vampiro.

Es un cuento para “teatralizar” con la voz del vampiro, y además, podemos hacer algún tipo de marionetas con imágenes de un vampiro y una niña como podéis ver en la siguiente imagen. Sólo necesitamos buscar en internet las imágenes (en mi caso me las ha hecho mi ilustradora), imprimir, plastificarlas y recortarlas y pegar unos palitos de colores para hacer la marioneta.

Si os ha gustado esta historia tan divertida, podéis encontrar el libro en la web de la editorial NUBE OCHO en el siguiente enlace: